Saturday, 14 June 2014

Norte y sur, de Elizabeth Gaskell




El nombre de Elizabeth Gaskell lo conocía de la universidad, donde leí The Well of Pen Morfa. No sé de qué manera, pero hacía poco que había leído algo de North and South y había hecho una nota mental de leerlo en algún momento de mi vida. Gracias a Mónica del club de lectura no se quedó en la eterna lista de pendientes, porque ha sido una muy buena lectura.




Título: North and South ( Norte y sur)
Autora: Elizabeth Gaskell
Páginas: 591
Año de publicación:1855
Valoración: 9

La novela se publicó en 22 entregas en 1855 en Household Words, revista semanal dirigida por Charles Dickens. En el prólogo de la edición que he leído se comenta que a la autora le resultó muy difícil ceñirse a las exigencias de este tipo de publicaciones y al final tuvo que precipitar los hechos, aunque posteriormente lo intentó arreglar añadiendo algún capítulo para conformar la versión definitiva de la novela que ahora leemos.

Norte y sur cuenta la historia de una chica del sur de Inglaterra, Margaret, criada en Londres con su tía y su prima ricas idealizando su Helston natal, al que vuelve tras la boda de su prima. Aquí Margaret nace como mujer tras recibir una inesperada propuesta de matrimonio y tener que llevar gran parte del peso de la decisión de su padre de dejar la iglesia anglicana donde es pastor e ir al norte a ganarse la vida como tutor privado del patrón de una fábrica de algodón. En contraste con el bucólico Helston, el norte es gris, sucio, con gente poco refinada y siempre con prisas. Con estos prejuicios Margaret conoce a diferentes personajes que le ayudan a crecer y a ver las cosas desde otro punto de vista. Debido a la debilidad de sus padres, tendrá que vivir momentos difíciles, aunque también vivirá su propia historia de amor, muy parecida a la de Elizabeth Bennet y Mr Darcy, de Orgullo y prejuicio.

Esta novela de corte clásico, narrada en tercera persona por un narrador omnipresente y de hilo temporal lineal, tiene varios puntos interesantes. El primero es la descripción de las diferentes clases sociales. Tenemos por un lado a la gente del sur, que parece ganarse la vida de la nada y dedicarse a la lectura, el marujeo y la vida contemplativa y son de buenas familias. Una vez llegamos al norte nos encontramos con los toscos trabajadores de las fábricas, que no tienen educación y son descritos como primarios y sin tiempo para ahondar en cuestiones muy transcendentales; también están los patrones de las fábricas, que se presentan como hombres sin escrúpulos capaz de utilizar a otros y mentir en beneficio propio. En la novela vemos la lucha de clases, la lucha de los trabajadores para obtener mejoras laborales y el papel de los sindicatos. También se ve la evolución de los diferentes personajes, que no son en absoluto maniqueos.

Es una novela con una prosa muy cuidada, pero que da voz a la clase trabajadora no sólo permitiendo su presencia y haciendo a algunos personajes bastante importantes, sino también introduciendo su propia manera de hablar con el uso del dialecto.

Como en las novelas de Jane Austen, otra cosa que me ha gustado es la sensualidad de las descripciones de los protagonistas desde el punto de vista del otro. Aunque ahora vivimos en una sociedad en la que todo es explícitamente sexual para vender más, me encanta la manera en la que en una sociedad nada táctil cada detalle era atesorado como algo de gran valor: desde el roce fortuito de la piel del otro, hasta la simple observación de una postura, un gesto que deja entrever sentimientos a los que agarrarnos o contra los que luchar, etc. La sutiliza de la mirada, la necesidad de observación cuando no era tan común hablar directamente de según qué temas… En fin, ¿será que en el fondo soy una romántica? Quién sabe…

Novela sobre el despertar a la madurez de una joven que incluye en su trama elementos de interés histórico y social y con una bonita  historia de amor, además de otras muchas cosas. 

No comments:

Post a Comment